Chile: Bachelet entregará por segunda vez la banda presidencial a Piñera

Internacional 10 de marzo de 2018
Se repite la transición del 2010: Sebastián Piñera asumirá este domingo el gobierno y se convertirá por segunda vez, en el sucesor de la mandataria Michelle Bachelet.
not_914837_10_192413_m

La centroderecha sucede al socialismo. De ese modo, comenzará el último fragmento de un ciclo en el que Bachelet y Piñera se habrán repartido la administración de Chile durante 16 años consecutivos.

Piñera, de 68 años, será el séptimo mandatario electo luego del retorno de la democracia en 1990 tras la extensa dictadura (1973-90) encabezada por el general Augusto Pinochet.

En diciembre pasado se consagró para su segundo mandato al ganar el balotaje, con 56% de los votos, al senador izquierdista Alejandro Guillier, candidato de la coalición oficialista.

El empresario, que en 2010 se convirtió en el primer centroderechista en acceder al gobierno de Chile por la vía democrática en los últimos 50 años, ya anticipó que su administración será "favorable, amiga y aliada" del crecimiento económico, la inversión, la productividad y la innovación.

El presidente electo acusa a su antecesora de dejar un país paralizado, con poco empleo y bajos salarios, y le recrimina su falta de "voluntad" para luchar contra la delincuencia.

Paralelamente, prometió que revertirá o modificará las reformas emblemáticas promulgadas por Bachelet en materia tributaria y educativa, así como la vigente despenalización del aborto en determinadas circunstancias.

Con un programa que ya fue criticado por los recortes previstos en programas sociales, Piñera postula la recuperación del liderazgo y la capacidad de crecimiento, la creación de puestos de trabajo y la reducción de la pobreza y la desigualdad.

Pese a las críticas de su sucesor, Bachelet deja su segundo mandato con 39% de aprobación, según la última encuesta publicada este viernes por la firma privada Adimark.

También se retira con 56% de cumplimiento de su programa de gobierno, según un reciente estudio de la Fundación Ciudadano Inteligente, aunque fuentes oficiales sostienen que cumplió más de 80% de lo prometido.

En materia educativa, por ejemplo, Bachelet prometió una gratuidad universal pero solo logró instalarla para el nivel preescolar y, en el caso de la universidad, para los alumnos pertenecientes a sectores vulnerables, lo que causó la decepción del sector estudiantil, antiguo aliado que consideró "insuficientes" los cambios.

Al mismo tiempo, las reformas tributaria y laboral no alcanzaron la dimensión deseada por la presidenta y, a su vez, generaron el rechazo del sector empresarial, que las calificó de "desprolijas".

Acaso el mayor logro de Bachelet en su segundo mandato haya sido la despenalización del aborto en casos de riesgo de vida para la madre, violación o inviabilidad del feto, una medida que permitió sacar a Chile de la lista de países en los que está prohibida la interrupción terapéutica del embarazo.

La ceremonia de asunción de Piñera tendrá lugar a partir de las 12 (la misma hora en la Argentina) en la sede del Congreso, en Valparaíso, a unos 125 kilómetros al noroeste de Santiago.
Está prevista la asistencia de 1.380 invitados especiales, entre ellos siete presidentes de países de la región.

Confirmaron su presencia en el acto los mandatarios Mauricio Macri; de Bolivia, Evo Morales; de Brasil, Michel Temer; de Ecuador, Lenín Moreno; de Honduras, Juan Orlando Hernández; de México, Enrique Peña Nieto, y de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

La visita de Morales se producirá a pocos días de que comiencen en la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, los alegatos orales de la causa originada por la demanda de La Paz de que se exija a Chile que negocie una salida al mar para Bolivia.

Asimismo, también anunció su asistencia a la asunción de Piñera el rey emérito de España, Juan Carlos de Borbón.

En cambio, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya invitación fue criticada desde diversos sectores de la sociedad chilena, ya había anunciado a fines de febrero que no asistiría.

También asistirán a la ceremonia todos los nuevos diputados y senadores electos en los comicios del 19 de noviembre pasado, quienes por primera vez fueron escogidos sin el sistema político binominal que instauró Pinochet en la Constitución de 1980, y que fue cambiado durante el último gobierno de Bachelet.

El acto -para el que se acreditaron 850 periodistas de todo el mundo- contará además con la presencia de autoridades nacionales civiles, militares y eclesiásticas y dirigentes políticos, sociales, gremiales y representantes de los organismos internacionales y embajadas en Chile.