Por la sequía habrá 2,5 millones de toneladas menos de maíz y soja en esta campaña

Entre Rios 13 de marzo de 2018
El dato fue precisado por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos este lunes en el marco de una conferencia de prensa que ofreció la entidad, en la cual se informó sobre las consecuencias que dejó la sequía en la provincia. “La campaña 2017/18 puede llegar a ser una de las más secas en los últimos 90 años”, advirtió el técnico Pablo Fontanini.
apfdigital_303877_tapa_1232018_171745

Con el apoyo de representantes de variados sectores agropecuarios, tales como porcinos, acopios y cooperativo, la Bolsa de Cereales de Entre Ríos presentó en conferencia de prensa este lunes las consecuencias de la sequía que padece la provincia y la estimación de las pérdidas en los cultivos de maíz y soja.

El Presidente de la entidad entrerriana, ingeniero Néstor Luciani junto a los directores Eduardo Gherardi y Anibal Frangi, encabezaron el encuentro con la prensa que derivó en un minucioso análisis de la campaña agrícola 2017/18 y, en particular, de las consecuencias de la escasez hídrica que padece la provincia, con estimaciones de pérdidas en los cultivos de maíz y soja.

Pablo Fontanini, el ingeniero que se desempeña como técnico del Siber, explicó que “la campaña 2017/18 puede llegar a ser una de las más secas en los últimos 90 años, si se compara la precipitación acumulada entre los meses de noviembre y febrero en relación a una serie histórica de 90 años”.

Indicó que “a nivel provincial, de noviembre a febrero hubo 2.095.000 hectáreas (ha), es decir el 32% del área agropecuaria descontando el área del delta que tuvieron precipitación menor a 200 mm y solamente el 0,2 % tuvo lluvias normales o levemente inferior a lo normal, lo cual demarca un severo déficit hídrico para la provincia”.

La temperatura tuvo un fuerte impacto en la producción. El profesional explicó que “las temperaturas máximas de esta campaña en relación al ciclo anterior, hubo 34 días que superaron lo 35 °C generando un escenario de estrés térmico (1 día de estrés térmico cada 3 días), mientras que el año pasado el valor fue 13 días, lo cual es una cantidad de días dentro de lo esperado o lo normal”.

En soja, se proyecta una caída en la producción del 54 %, es decir una merma de 1.818.045 toneladas en relación a la campaña precedente. Este valor cuantificado en dólares se ubica alrededor de una pérdida de divisas de U$S 545.000.000.

Para el caso del maíz, se proyecta una caída en la producción del 38 % en relación al año pasado, es decir una merma de 684.575 toneladas. Se prevé una pérdida de divisas de U$S 120.000.000.

En resumen, Fontanini puntualizó “solamente para el caso del maíz y la soja, el impacto de la sequía generaría una merma de aproximadamente 2.500.000 toneladas, es decir la pérdida de divisas sería de U$S 665.000.000”.

APF