Barras de Colón obligaron a que se suspenda el partido con Vélez

Deportivas 07 de abril de 2018
Colón y Vélez apenas pudieron jugar 22 minutos. Pese a las advertencias, la caída de una tercera bomba de estruendo en el área, obligó al árbitro a suspender el cotejo.
partido

Otra vez la violencia desatada por los que se dicen hinchas de un equipo de fútbol pueden más que los que quieren disfrutar de una tarde de fútbol. Hoy, esa locura, se hizo presente en el estadio del barrio Centenario.

Desde el primer estruendo hasta el que obligó a la suspensión del cotejo, pasaron apenas 16 minutos. Se podrá esgrimir una serie de especulaciones pero quedó en evidencia que esto fue premeditado porque durante la semana la "barra brava" del sabalero visitó el predio donde entrena el equipo -a la vera de la autopista Santa Fe-Rosario- con el propósito de solicitar dinero para acompañar al plantel. La respuesta no fue positiva y los barras se alejaron sabiendo lo que iban a concretar esta tarde. En la parcialidad existe el convencimiento de que la barra brava ingresó al estadio, 5 minutos después de iniciado el cotejo (segundos después explotó la primera bomba) decidida a suspender al cotejo.