Fiscalía y querella coincidieron en pedir 25 años de cárcel para Escobar Gaviria

Entre Rios 29 de agosto
El cura acusado de abuso de menores dijo que con este proceso “lo crucificaron en vida igual que a Jesucristo”. Se solicitó que se mantenga la prisión preventiva hasta que haya sentencia.
f_1503995416

El Ministerio Público Fiscal a cargo de Federico Uriburu y Dardo Tórtul, y el querellante Mariano Navarro pidieron ayer que se condene a 25 años de prisión al cura Juan Diego Escobar Gaviria.

Así lo valoraron al considerar que es responsable de Promoción a la corrupción agravada por la condición de guardador, en tres casos distintos, y autor de un Abuso sexual agravado por la condición de sacerdote.

Asimismo se solicitó que se mantenga la prisión preventiva hasta que haya sentencia y en el caso de que sea condenatoria, se le prorrogue hasta que adquiera firmeza la decisión del tribunal.

Por otro lado, los defensores particulares Milton Urrutia, Juan Pablo Temón y María Alejandra Pérez reclamaron la absolución del cura y que quede en libertad.

El veredicto se conocerá el 6 de septiembre, a las 8.

Según pudo reconstruir el sitio digital Análisis, la defensa de Escobar Gaviria atacó una Cámara Gesell realizada a un niño de 11 años. Dijeron los abogados del cura que no es válida como prueba porque no pudieron nombrar un representante particular para la realización de la misma.

Sucede que cuando esa Cámara Gesell se hizo, como fue la primera, Escobar Gaviria todavía no estaba imputado y ni siquiera había nombrado abogados en la causa.

Sin embargo, la medida de prueba se realizó con la participación de un defensor oficial. Así fue entendido en instancias anteriores de la causa, por eso fue admitida como prueba en el juicio.

Lo que se le cuestionó a los abogados del cura es que no hayan rebatido antes esa cámara, porque fueron ellos quienes la consintieron como prueba en la audiencia de remisión a juicio oral.

En ese sentido, los abogados arremetieron contra el desempeño de la psiquiatra Diana Bonzi y la forma de trabajo. Pero la representante del Ministerio Pupilar se encargó de mostrar que las pruebas a cargo de Bonzi se realizaron conforme a los procedimientos establecidos.

Asimismo, los defensores sostuvieron que la causa estuvo “armada para sacar al cura del pueblo”. Al por qué de ese plan lo explicaron asegurando que Escobar Gaviria luchaba contra “políticos narcos”.

Lo llamativo es que durante los 12 años que el religioso estuvo en Lucas González no hizo ninguna denuncia por narcotráfico sino que se ciñó sólo a los sermones en las misas.

Además, uno de los jóvenes denunciantes en este juicio, contó que Escobar Gaviria les daba dinero a los chicos para que compren bebidas alcohólicas y cigarrillos.

“Los testigos que ofreció la defensa vinieron mal al juicio, ni siquiera supieron expresar bien cuál era el interés que tenían en la causa, sólo se limitaron a decir que querían que el cura salga libre”, contó una fuente judicial.

El fiscal Uriburu dijo que la estrategia acusatoria se desplegó en forma de espiral. “Pusimos en el centro a los testigos principales y a medida que se va alejando, los testigos periféricos. Todas las versiones confluyen en el centro. Esa fue la idea gráfica sobre los cuatro hechos imputados que encajan perfectamente entre sí y donde las pruebas en un caso también son pruebas en los otros casos”, explicó.

“Una persona con un carácter parecido o igual al de Escobar Gaviria no se va a llevar bien con él, por eso él chocaba con lo político, con otros líderes del pueblo”, asentó el fiscal y agregó: “Para los abusos la relación es asimétrica, donde se acentúan las diferencias de fuerza, psicológicas.

Encima en este caso hablamos de abusos cometidos por un sacerdote que era líder. Todo esto agravó el pedido de pena. Se trata de un sacerdote, una persona muy preparada que conoce perfectamente qué es el bien y qué es el mal, que ha estudiado mucho y todo ese conocimiento era aplicado, con su doble moral, en detrimento de los menores y manejando la psiquis de madres y padres para que le lleven a sus hijos. Es un estafador moral, usa y sigue utilizando, incluso a quienes hoy lo están siguiendo”.

Escobar Gaviria continuará en la cárcel hasta el lunes que se conocerá el veredicto de la causa. La Fiscalía y la querella pidieron que en caso de resultar condenatoria la sentencia, se extienda la prisión preventiva hasta que quede firme.

Se comparó con Jesús y dijo estar “muerto en vida”

Escobar Gaviria pronunció ayer sus últimas palabras antes del veredicto. Según se pudo reconstruir, planteó que es la primera vez que tiene un problema de este tipo y dijo que el ex arzobispo Maulión le advirtió que no se metiera con el narcotráfico porque iba a terminar mal.

Aseguró que este juicio es una “cruz que le toca cargar” y que lo “crucificaron en vida”, tal como a Jesúscristo.

También subrayó que tiene apoyo en la Iglesia de Estados Unidos, aunque no se conocen detalles al respecto.

Centró su diatriba sobre la figura del fiscal Uriburu y además refirió ser víctima de una vendetta política de parte del intendente de Lucas González, Luis Hanemann.

“Yo sabía que iba a terminar así, muerto en vida, como ahora estoy, en la cárcel, por haber combatido el narcotráfico. Ya me lo había dicho Maulión”, aseguró el sacerdote.

Fuente: El Diario

Te puede interesar