El “impuesto al carnicero”, un nuevo recurso que analizan en la Mesa de las Carnes

Economía 15 de abril de 2018
Consiste en un gravamen que el distribuidor le cobrará al carnicero cuando le descargue cada media res al minorista. Se lo propone como un instrumento de blanqueo a los vendedores de carne.
carnicer%C3%ADa

Fernando Canosa, uno de los coordinadores técnicos de la Mesa de las Carnes, confirmó que este fue uno de los temas nuevos que se pusieron sobre la mesa la semana pasada, en la sexta reunión de ese bloque de cámaras y entidades con el presidente Macri. 

El nuevo impuesto que afectaría al sector consiste en un gravamen que el distribuidor le cobrará al carnicero cuando le descargue cada media res al minorista. Todavía no se sabe si el monto estará determinado por el monto facturado o por un valor fijo por kilo. Y ya lo llaman "Impuesto al Carnicero". 

La aplicación sería bastante parecida al modelo uruguayo. Cuando se descargue una media res en un comercio minorista, quien entrega la carne le cobrará al carnicero dentro de la factura una suma en concepto de impuestos, equivalente a un porcentaje de la facturación o a un valor fijo por kilo, aún debería definirse. Una suerte de “impuesto al carnicero”, ya que este no podría eludirlo.

Por ejemplo, si la media res vale 100 pesos por kilo gancho, en la factura deberían figurar 110 pesos, que son los que efectivamente se le cobrarán al carnicero. Los 10 pesos de diferencia serán una suma que luego irá a parar al Fisco, para cubrir IVA e Ingresos Brutos a nombre de ese minorista. Luego se prorrateará entre rentas nacionales y provinciales, con una fórmula a definir.

Esto implica que ya no se tomará a los puntos de venta de carne como contribuyentes tradicionales, que cada mes o año hacen sus números y en función de ello depositan sus impuestos en Rentas nacionales o de la provincia, según corresponda.

Foto-Fernando-Canosa

Canosa relató a Bichos de Campo, que “para seguir en el mismo camino (del blanqueo) llevamos una propuesta para que Ingresos Brutos también fuera también cobrado en los adelantos que hace los frigoríficos y matarifes, que formara parte del precio cuando ellos le venden a las carnicerías”. Es decir, tal como se contó, que el mayorista incorpore a su facturación un porcentaje a cuenta del pago de impuestos que debería hacer el minorista.

“Esto en un principio no había tenido mucha aceptación, pero ahora Costa (por Marcelo Costa, representante de la AFIP en la Mesa de las Carnes) dijo que le parecía viable y que iban a trabajar en esta propuesta, ya que les parecía un buen puente para después llegar a las carnicerías”, reveló Canosa. Macri dio la venia para que se hicieran los análisis correspondientes.

cortes de carne

Sindicatos no comparten el proyecto

Sixto Vallejos, referente del Sindicato de la Carne en Casilda, Provincia de Santa Fe, explicó en diálogo con Radio Casilda: "Es para embromar a los carniceros y va a terminar aumentando el precio de la carne. Es como todos los impuestos, van a parar a la caja recaudadora", manifestó el sindicalista.

La variante, que reconoció Vallejos, se comenta en el ambiente, implica que ya no se tomará a los puntos de venta de carne como contribuyentes tradicionales. A partir de esto se cortaría con una práctica habitual en la que la mayoría de los carniceros no emite factura a sus clientes.

El gremialista dijo que aún nadie tiene mucho conocimiento fino de cómo se aplicará, pero la idea es que el impuesto ronde el 1% o el 2%, para que los carniceros lo paguen. Lo que es seguro, es que el porcentaje que se cobre de impuestos, será trasladado al usuario por lo cual, se encarecerá el precio del alimento.