Cambiemos se posicionó como la principal fuerza política en la provincia

Entre Rios 16 de agosto
En las primarias el macrismo logró triunfos impensados, como en San Luis, Santa Fe, Córdoba o La Pampa. Entre Ríos no quedó al margen y Benedetti fue el más votado
0021249114
Otra vez las percepciones y vaticinios preelectorales estuvieron lejos del resultado que tuvieron las elecciones primarias en toda la Argentina. No fue tan marcada la apatía de los votantes, que concurrieron a votar en niveles similares a los de 2015; y fue más fuerte de lo esperado la consolidación de Cambiemos como la principal fuerza política del país.
En ese contexto la provincia de Entre Ríos no estuvo al margen de la oleada macrista que se sintió en casi toda la geografía argentina. Tal vez para tener una idea del aval que ayer recibió el movimiento encabezado por el presidente, Mauricio Macri, sirve señalar que Cambiemos se impuso en la provincia de San Luis, el territorio inexpugnable de los Rodríguez Saá por más de 18 puntos porcentuales; o al peronismo de José De La Sota y Juan Schiaretti, en Córdoba, por más de 16 puntos; o al socialismo santafesino, con una luz de unos cuatro puntos.
Está claro que los diferentes partidos políticos o alianzas no compitieron entre sí. El resultado surge de comparar los caudales de votos que obtuvo cada uno en su interna, y si bien el mecanismo puede ser objetado pensando que las cosas pueden cambiar para el 22 de octubre (cuando se elijan los diputados nacionales), el voto más consolidado es justamente el del que se impuso en las primarias.
Sin apatía
La jornada de votación comenzó con poco movimiento. Hasta las 10 se observaba claramente en la provincia que estaba votando menos gente que lo que resulta usual en este tipo de elecciones, lo que hizo presumir -sumado a los pronósticos de los encuestadores- que habría un menor porcentaje de votantes. Pero finalmente eso no ocurrió; el promedio de concurrencia a las urnas se ubicó cerca del 74% en el país, según datos del Ministerio del Interior; y del 75% en la provincia, el mismo porcentaje de las PASO de 2015, de acuerdo a información del gobierno entrerriano. Esa circunstancia le da todavía mayor legitimidad al resultado.
En general no hubo hechos de violencia y el trámite de la votación se desarrolló con rapidez.
 
La ola de Mauricio
Las miradas de todo el país estaban puestas en la provincia de Buenos Aires, donde los encuestadores habían pronosticado un triunfo de la expresidenta Cristina Fernández en la categoría de senador nacional. Incluso hubo figuras importantes de Cambiemos, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, por ejemplo, que especularon públicamente con la posibilidad de la derrota. Sobre la última semana de campaña algunos sondeos se atrevieron a sugerir la posibilidad de un empate entre la expresidenta y Esteban Bullrich, a quien muchos consideraban un mal candidato. Al cierre de esta edición el candidato macrista se imponía con el 34,4% de los votos, contra el 33,9% de la exmandataria, mientras Sergio Massa quedaba tercero lejos con el 15,7% de los votos, y el exministro kirchnerista Florencio Randazzo arañaba el 6%. El universo opositor sumó votos por encima del 60%, pero el triunfo de Bullrich resultó inobjetable. En la categoría de diputado nacional el resultado no fue tan diferente, con uno o dos puntos más para Cambiemos.
De confirmarse en octubre la derrota de la exmandataria peronista -lo que no resultaría extraño pues cada partido tenía lista única y por ende el escenario será el mismo que ayer – abre una serie de interrogantes en que van desde la posibilidad del retiro de Cristina de la conducción de una parte importante del justicialismo hasta el surgimiento de nuevos liderazgos, ya sea personales o de grupos, sin dejar se observar que son pocos los mandatarios provinciales que estarán en condiciones de pisar fuerte en una eventual liga de gobernadores, siempre y cuando se repitan los resultados en octubre.
Un breve repaso de la geografía nacional muestra el triunfo de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal, donde Lilita Carrió obtenía una luz de diferencia histórica sobre el candidato kirchnerista Daniel Filmus, con el 49,6% contra el 20,7%. Bastante atrás quedó el exembjador en Estados Unidos Martín Lousteau (13% y el candidato massista Matías Tombolini (4%).
Carrió y la gobernadora Vidal -quien se convirtió en la figura central de la campaña en Buenos Aires- reafirmaron su posicionamiento central en Cambiemos, aunque no en desmedro de la figura de Macri como se especulaba de antemano, ya que el Presidente se convirtió en el artífice nacional del resultado obtenido ayer.
El macrismo también ganó San Luis, Córdoba y Santa Fe, como ya se señaló. Asimismo hizo pie en otras de las provincias más pobladas de Argentina. Por ejemplo, en Mendoza logró el 41,3% fuente al 33,4% del justicialismo en Somos Mendoza, o en Entre Ríos.
El justicialismo, por el contrario, logró sus mejores performances en Formosa (el 54,7% contra el 36,6% de Cambiemos), Tucumán (51,4% a 31,4%) o Salta (35,5% a 25,7%). No resultará sencillo encontrar en octubre -si se repiten los resultados- figuras que surjan indemnes del vendaval que azotó al justicialismo. Uno de los que posiblemente levante la cabeza sea el salteño Juan Manuel Urtubey, quien siempre fue considerado uno de los gobernadores peronistas más cercanos a Macri.
Posiblemente el tucumano Juan Manzur y el puntano Sergio Uñac (el peronismo ganó 48,6% a 30%%) También sean de los que aparezcan en ese grupo de ganadores que suma al formoseño Gildo Insfrán (54,7% a 36,6%) entre otros.
Cambiemos logró triunfos de alto valor simbólico en Santa Cruz, el territorio original del kirchnerismo; y en La Pampa, donde el peronismo nunca perdió una elección general desde 1983.
Un dato también llamativo de la elección es el discreto rendimiento del massismo en todo el país y los buenos resultados de la izquierda, que le permitirán competir en la elección general del 22 de octubre en la mayoría de las provincias argentinas.

 

 

En Entre Ríos
La provincia no quedó al margen del resultado nacional. Al cierre de esta edición las tres listas de Cambiemos lograban el 47,4% de los votos mientras que las 10 listas justicialistas obtenían el 42,2%.
Dentro de Cambiemos la lista encabezada por Atilio Benedetti, que fue promovida por Macri y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se impuso con amplitud, superando el 80% de lo votos frente al 12,3% de la de Gracia Jaroslasvky y al 7,4% de la lista de Alejandro Carbó.
El resultado fortaleció a Benedetti dentro del espacio, del mismo modo que a Frigerio, quien tiene la paternidad de la lista. En caso de repetirse el resultado, los dos podrían pensar en la Gobernación de Entre Ríos en 2019.
Cambiemos se anotó triunfos en la capital provincial, con un rol importante del intendente, Sergio Varisco; del mismo modo que en las principales localidades de Paraná Campaña. Varisco también suena para 2019.
Igualmente Cambiemos logró más votos que el Frente Justicialista en los departamentos Diamante, Victoria y Gualeguay. También ganó los departamentos Nogoyá, Tala y Federación.
Una de las victorias más resonantes fue la del Departamento Uruguay, donde el macrismo también ganó en la ciudad gobernada por José Lauritto. En Concordia, la victoria del justicialismo fue por un margen menor del esperado, lo que terminó de sellar la suerte de los comicios, pese que el peronismo ganó en nueve de los 17 departamentos.
En el Departamento Gualeguaychú Benedetti lograba el doble de los votos que el exintendente de la ciudad capital, Juan José Bahillo, quien encabezó la lista justicialista. También el primer candidato de la lista Encuentro Social, Emilio Martínez Garbino, fue intendente de Gualeguaychú.
“Un respaldo contundente”
“Fue una muestra importante de adhesión al gobierno de Cambiemos, al presidente Mauricio Macri. La verdad que hemos tenido un respaldo contundente”, analizó anoche el candidato a diputado nacional que se impuso en la interna de Cambiemos, anticipando una diferencia final de ocho puntos sobre el justicialismo, que al cierre de esta edición se ubicaba alrededor de los cinco puntos porcentuales.
“Sentimos el deber cumplido en esta primera etapa. Sentimos que vamos a tener que seguir trabajando, que esto es un aliciente, pero que la verdadera elección es en octubre”, agregó.
En ese mismo sentido, asumió el compromiso: “En nombre de todos los que formamos parte de esta lista, toda la dirigencia y la militancia a seguir caminando y a seguir hablando con la gente, diciendo que es necesario seguir con este esfuerzo, con el acompañamiento a este proceso de cambio” .
En tanto el intendente paranaense Sergio Varisco, otro de los protagonistas en el búnker de Cambiemos en Paraná, apuntó que el resultado era incierto, por lo que el triunfo constituyó, según dijo: “Un desahogo, pero a la vez agrega responsabilidad porque tenemos que mejorar las cosas que nos faltan y mejorar las que se están haciendo bien”,explicó.
Varisco afirmó que los números de ayer superaron su pronóstico. “Nos ponemos en el lugar del paranaense que tiene dificultades y a quien todavía no hemos llegado como corresponde, pero el paranaense entendió que este es el mejor camino y mejora lo que estamos haciendo”, señaló.
Bordet, optimista
En el oficialismo provincial la primera voz que se escuchó para reconocer el resultado fue la del gobernador, Gustavo Bordet, quien se mostró optimista respecto de las chances para la elección general de octubre.
“Tenemos un muy buen piso para llegar bien a octubre, teniendo en cuenta que nos separan cinco o seis puntos del otro frente político”, dijo el mandatario anoche.
En el mismo sentido afirmó estar satisfecho con el resultado de la Lista 2. “Competimos 10 listas en nuestro espacio y sacamos más de un 70% de los votos, con lo cual tenemos un respaldo y legitimidad muy importantes”, sostuvo
“Ahora competiremos frente a frente”, dijo el gobernador entrerriano, quien destacó también que el Frente Somos Entre Ríos tiene menos de dos meses de historia.
Otro dato a considerar dentro del Frente Justicialista es que la lista de Jorge Barreto, que salió segunda en su interna detrás de la lista de Bordet, obtuvo el 15,3% de los votos emitidos en ese espacio, orillando los 50.000 sufragios.
Los 70 días que restan hasta las elecciones generales serán escenario de la búsqueda de nuevos votantes por parte del justicialismo entre el 4,6% que anuló su voto; el 2,4% que votó en blanco y los electores peronistas de la lista Acuerdo Social que, con Martínez Garbino a la cabeza se ubicaba cuarto con el 3,95% de los votos.
Distinta es la situación de la tercera fuerza, la izquierda (3,97%), ya que se supone que son menos proclives a modificar la conducta general con vistas a la elección general.
Recuperación en Paraná
Una vez conocidos los resultados provisorios de ayer, desde el comando de campaña se evaluó que el justicialismo paranaense hizo una buena elección comparada con los resultados del balotaje de noviembre de 2015.
La participación fue del 75% y ese fue el primer dato que se destacó en una jornada cívica en la que no se registraron inconvenientes. “El peronismo se movilizó y en Paraná se tuvo presencia en todos los barrios, con una actitud de humildad, escuchando a los vecinos, poniéndose a disposición. En este marco se evaluó que se mejoró mucho desde 2015 y se coincidió que es el camino por el que hay que seguir, para octubre y hacia adelante”, se señaló.
“El cambio no es propiedad de ningún gobierno”
El presidente, Mauricio Macri, sostuvo anoche tras conocerse el resultado ampliamente favorable obtenido por Cambiemos en todo el país, que “el cambio está en marcha y no es propiedad de ningún gobierno”.
También felicitó a los fiscales, autoridades de mesa, a los precandidatos de Cambiemos y a María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, quien “se puso la campaña al hombro”.
Macri tomó la palabra en el comando de campaña de Cambiemos y festejó así el triunfo de ese espacio en casi todo el país. Habló después de Horacio Rodríguez Larreta, Elisa Carrió, Gabriela Michetti, Graciela Ocaña, Esteban Bullrich y María Eugenia Vidal.
“Qué día lindo en la historia de nuestro país, qué importante, día realmente importante”, destacó. “El cambio comenzó, está, no es propiedad de un gobierno, es de todos los argentinos, los argentinos que tenemos derecho a vivir mejor”, aseguró el jefe de Estado.
“Lo que vale en serio no se hace de un día para el otro”, dijo poco después. También planteó: “Juntos siempre vamos a ser más que tirando para distintos lados”.
Luego destacó especialmente el triunfo de Carrió en la ciudad de Buenos Aires. “Tiene que ver con un reconocimiento al liderazgo de años y a la defensa de los valores de la República”, afirmó. Y se dio un tiempo para bromear acerca del asado que habían comido al mediodía. “Le dije, comé liviano porque esta noche vas a tener que festejar; pero no me hizo caso”, indicó en referencia a la obesa dirigente.
Luego, en una conferencia de prensa, Macri indicó: “El peronismo tiene una gran oportunidad de demostrar que escuchó el pedido de los argentinos. Podemos encontrar áreas de cooperación, trabajo en común y políticas de Estado”, sostuvo el mandatario.
El presidente les habló a los dirigentes opositores “que gobernaron durante los últimos 20 o 25 años”. Les dijo: “Desde que asumimos nos pusieron palos en la rueda. No tienen un mínimo de amor por la Argentina para sumar coincidencias. Yo los sigo invitando a trabajar juntos”, afirmó.
“Los mercados que se asustaron con que Argentina podía volver al pasado se van a dar cuenta de que el cambio lo hemos decidido con el corazón”, aseguró finalmente el jefe de Estado.
UNO

Te puede interesar