El dólar en Paraná cambió su cotización ocho veces a lo largo de la jornada de ayer

Economía 04 de mayo de 2018
La moneda de Estados Unidos cerró en 23,5 pesos y se duplicó la demanda. "El pequeño ahorrista salió a la compra por resguardo", explicaron
0023423659
En cero. Más de una vez, a lo largo del día, en la casa de cambio de la capital provincial dejaron de vender a la espera de precios.

Unas ocho veces cambió la cotización del dólar ayer en la casa de cambio de Paraná. Por momentos debieron dejar de vender porque no sabían a qué precio poner la divisa estadounidense y entonces el cartel de la calle quedó en cero. A lo largo del día mucho se habló de aspectos financieros, pero como ocurre en la economía argentina, cuando el peso se deprecia gana la inflación y los aumentos de muchos costos productivos.
 
En la casa de cambio de calle Urquiza, en el centro de la capital provincial, el dólar inició la jornada de ayer en 21,8 pesos y terminó en 23,5, una diferencia de 1,7 pesos, el 7,7% más caro. Pero a la mañana pasó de 21,8 a 22 pesos, luego a 22,1, más tarde a 22,3, después a 22,4, ahí dio un salto a 23,2, y por la tarde se fue hasta los 23,50, bajó a los 23,4 y luego terminó otra vez en los 23,5.
––Para comprar 100 dólares, señor, son 2.350 pesos –dijo una de las vendedoras de Valuar durante la tarde, en media hora cerraban.
—Pero si estaba a 23,4 –le indicó un muchacho con ropa de trabajo que tenía un sobre con plata. De fondo se escuchaba una canción de Luis Miguel, fue antes del granizo.
—Sí, pero volvió a subir –respondió la mujer. En el cartel luminoso de la calle no había cotización, tampoco en las pantallas adentro del local–. ¿Lo hacemos igual?
—Sí, sí, lo hacemos igual –y el hombre se llevó sus 100 dólares. Segundos después, los 23,5 ya lucían a todo color en pantallas y carteles.
Contaron en Valuar que situaciones similares se vivieron todo el día. "Cuando pasa esto, decimos que el precio se va a armando. Abre el mercado con un precio y enseguida se sale a comprar en el mercado financiero. El Banco Central pone divisas, pero siguió subiendo porque la demanda creció. El Banco Central se retiró e intervino luego por medio de las tasas para desalentar la compra de dólares. Buscó igualar la oferta y la demanda para que no subiera la divisa y entonces ofreció una alternativa mejor por medio de las tasas para que pongan su dinero en los bancos, para que esos pesos no vayan a los dólares y trató así de controlar la demanda", relató Milagros Kuroski, quien está al frente de la casa de cambio. En ese momento, quienes tenían dólares esperaron, especularon, para saber a qué precio lo tenían que vender. "Nosotros vendemos en función de lo que compramos en Buenos Aires –por eso también hay algunas diferencias con la cotización nacional– si no tenemos reposición, no sabemos a qué precio vamos a comprar y no se puede vender", dijo, y por eso por momentos dejaron de ofrecer divisas hasta que los precios estuvieron más claros.
Analistas señalaron durante la jornada que este año hay una tendencia a la suba de la moneda estadounidense por la disminución de la entrada de capitales en un contexto de mayor complejidad en el mercado internacional, que se sumó a un mayor volumen de importaciones y una sequía que redujo las exportaciones de granos, principal fuente de divisas de Argentina. La deuda, la dependencia al mercado internacional, los Lebac y una intervención poco efectiva del Banco Central ayudó también a provocar estos saltos.
Kuroski contó que para esta época del año se duplicó la demanda de divisas en función de todo lo que está ocurriendo en la economía y en el mercado financiero. "Vemos que la gente tiene sus pesos y comprar dólares no es un trámite principal o prioritario, pero cuando ve en las noticias que el dólar empieza a subir, sale a comprar. Además estamos a principio de mes y eso también fogoneó la suba, por lo menos de la demanda doméstica", dijo.
Para hoy no se sabe cómo va a arrancar el mercado de divisas, lo hará como cada día a las 10.30. Dependerá de la demanda y de cómo se mueva la venta de dólares. "Hay expectativas de intervenciones que pueda tener el Central y de resultados que tengan esas medidas", sostuvo Kuroski.
Más allá de los análisis, cada vez que el dólar subió, por lo general y salvando algunas coyunturas, no bajó más. Por eso estos saltos generan la compra del pequeño ahorrista. Pero también hay otras preocupaciones porque muchos de los créditos hipotecarios que están para otorgarse tiene demoras y no es lo mismo el valor del peso de antes de ayer que el de hoy. "La preocupación es generalizada", dijo Kuroski, y explicó que las ventas en Paraná son acordadas en pesos, pero el vendedor se resguarda en dólares. "Lo primero que piensan es a cuánto está el dólar para saber si esos pesos rinden en una semana, en un mes", agregó.
El otro problema es la inflación y cómo el dólar repercute en los productos importados, en componentes, en la materia prima. "El que ganó más ayer es el que compró a la mañana y me vino a vender a la tarde. Pero no se ve mucho y prácticamente no hay de esos casos. La gente viene a comprar por necesidad, para resguardarse, no para ganar dinero", remató.


El gobierno nacional intentó relativizar la situación

A nivel nacional, el dólar se disparó ayer y cerró la jornada en 23,3 pesos, en lo que significó un nuevo máximo histórico en el marco de una tendencia alcista. El Banco Central no ha podido frenar la escalada con ventas de la divisa y una nueva suba de la tasa de interés al 33,25%.
El gobierno intentó relativizar la apreciación de la moneda estadounidense de los últimos días porque ha generado inquietud entre los economistas y aseguraron que el Banco Central controla esas fluctuaciones.
El dólar minorista aceleró su tendencia alcista, en sintonía con lo que ocurría en otros mercados de la región.
El Banco Central salió a vender más de 504 millones de dólares, muy por debajo del nivel de intervención de las anteriores jornadas, cuando intentó frenar la escalada de la divisa y evitar el traslado de ese movimiento a la inflación, una de las grandes preocupaciones de los asalariados y comerciantes del país.

UNO