La fiscalía pidió 25 años de cárcel para el cura Justo Ilarraz

Entre Rios 11 de mayo de 2018
Para los funcionarios judiciales quedó acreditado con abrumadora prueba que el sacerdote fue autor de los abusos sexuales y corrupción de menores. Además, reclamaron la prisión preventiva en el momento de la condena.
0023472253

Están avanzando los alegatos en el juicio contra el cura Justo Ilarraz, y tal cual había anunciado UNO tiempo atrás, los fiscales reclamaron la pena de 25 años de prisión para el sacerdote a quién encontraron responsables de los abusos y corrupción de menores contra siete víctimas que se encontraban en el seminario de Paraná.
 
En la jornada de este jueves se inició la etapa de los alegatos, trámite que se prolongará hasta la tarde por parte de los fiscales, las querellas y la defensa técnica.
 
Desde las 10 se inició esta etapa, para lo cuál cada parte y representante de las víctimas tendrán dos horas para poder explayarse.
 
Cerca de las 14 se realizó un cuarto intermedio y al salir los fiscales Juan Ramírez Montrull y Alvaro Piérola, informaron que se había pedido al tribunal la pena de 25 años de cárcel y el dictado de la prisión preventiva.
 
Ramírez Montrull informó: "Para nuestra parte, por la cantidad de pruebas recolectadas, sumada a testimonios e informes, están más que probado los hechos. Hubo una gran producción de pruebas que pudo detallar cada una de las situaciones vividas por las víctimas. También se habló de la calificación legal y de la pena solicitada por la Fiscalía respecto de Ilarraz".
 
En este sentido, el fiscal Piérola remarcó: "Le atribuimos responsabilidad a Ilarraz por siete hechos que son las víctimas denunciantes y hemos solicitado 25 años de prisión de cumplimiento efectivo. Hemos entendido, razonado y brindado elementos al tribunal de por qué esa es una pena justa, de todas las agravantes que existen en este caso concreto y que tienen que ver con su posición de sacerdote, que tienen que ver con el ámbito en el que ocurrieron los hechos".
 
También añadió: "Otro aspecto de nuestro alegato, tiene que ver con cómo a él se le garantizó la impunidad durante tanto tiempo, con cierta protección que no permitió que este hecho se dilucide antes y que se tramiten en la justicia en su momento y no luego de 30 años".

Partiendo de la posibilidad real de una posible fuga, es que se reclamó la prisión preventiva "por lo que implica su capacidad económica, este arraigo dudoso de estar en Tucumán, en Concepción del Uruguay y en Paraná sin que sepamos dónde, hasta el día de ayer en que constituyó un domicilio fijo". 
En el inicio de la última parte del debate, el tribunal permitió a los medios poder realizar tomas fotográficas y filmaciones de Illarraz dentro de la sala, situación que durante todo el juicio estaba restringida.
 
Con posterioridad se iniciaron los alegatos por parte de los querellantes Marcos Rodríguez Allende, Santiago Halle y Milton Urrutia, y por último será el turno del defensor Jorge Muñoz.