“Esta película ya la vi varias veces en la Argentina”

Internacional 12 de mayo de 2018
El expresidente uruguayo estuvo en nuestro país y opinó sobre las tratativas del gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y repasó la situación de la región.
l_1526043511

Ante la pregunta sobre las recientes negociaciones que el Gobierno nacional encaró con el FMI, José “Pepe” Mujica dio vueltas. “No debo responder a eso. Pertenezco a un país pequeño”, dijo. Sin embargo, luego de ese preámbulo de objeciones, disparó: “Esta película ya la vi varias veces en la Argentina”.

“Podés entrar en un espiral de deuda y por ahí no podés pagar después. Ojalá que no sea así”, completó el expresidente uruguayo.Sin pelos en la lengua. “Estamos jodidos”, dijo, haciendo un diagnóstico de la situación actual de América Latina, luego de un periodo de gobiernos de centroizquierda que dejaron lugar a otra situación en el mapa regional.

“Para que exista mi patria chica tiene que haber un alero grande”, graficó y reiteró la necesidad de conformar una unidad económica y política sólida.

Consultado por la situación en Brasil, Mujica no dejó dudas. “Lula es mi amigo”, dijo y se mostró esperanzado por el futuro del expresidente brasileño. Paso seguido, apuntó contra los sectores conservadores de ese país.

Sobre Venezuela fue más evasivo. Apeló a cuestiones estructurales y afirmó que ese país tiene la desgracia de verse afectado por la rentabilidad petrolera. Pero no hizo referencia a su relación con Hugo Chávez ni a la distancia que supo marcar con Nicolás Maduro.

Sus palabras estuvieron atravesadas por tres ejes: la desigualdad que existe en América latina, la necesidad de integración regional y el impacto que tiene en los países de la región la economía de libre mercado, a la que calificó como una “nueva religión”.

Además, tocó dos puntos de agenda: la despenalización del aborto y la legalización de la marihuana. “No creo que a las mujeres les guste abortar. El aborto existe, sea legal o no, pero cuando es ilegal, termina afectando a la mujer que es pobre”, aseguró, y explicó que en Uruguay primero se intenta “ayudar a la mujer si quiere retroceder”.

o_1526043635

“Honoris causa”

“Querido compatriotas –empezó el exmandatario– porque mi país es Uruguay, pero mi patria es América latina”. Con ese saludo, terminó de ganarse a un auditorio que había esperado una hora para escucharlo por las demoras del vuelo que lo trajo a Córdoba.

Agradeció el recibimiento con la humildad que lo caracteriza y exhibió aun mayor modestia al reiterar que él no era doctor en nada. “En todo caso, el único doctorado que puedo hacer es del calabozo, debo haber conocido más de 70 en mi país”, ilustró Mujica al recordar los 15 años que pasó en prisión. La referencia volvió a generar el aplauso de la platea.

Luego de recibir la distinción de manos del rector Hugo Juri, el exmandatario uruguayo recordó la gesta del 18. “El grito de la Reforma Universitaria no es una cuestión de estudiantes. Era la expresión de nuevos sectores que emergían a la vida”, aseveró.

Sobre el final de su discurso y emocionado, agradeció con su estilo despojado. “Este homenaje es un reconocimiento a mi pueblo y a los que no pueden ir a la universidad”, remató. Fue un bis fuera de programa y ante un auditorio que lo aplaudió de pie.

Mujica brindó una conferencia magistral humanista. Cuestionó el crecimiento económico y el desarrollo que no tienen en cuenta la felicidad humana. “A ustedes, que tienen el privilegio de cultivar el balero, les digo que la felicidad está en el culto de la solidaridad”, dijo despojado de academicismo. También recordó la Reforma y aseguró que 1918 marcó algunas deudas que llegan hasta hoy, en alusión al Manifiesto Liminar.