Vuelve el grito de "Ni Una Menos"

Entre Rios 03 de junio de 2018
Se registran entre 120 y 140 presentaciones mensuales desde 2017, reveló la Unidad Fiscal de Género de Paraná. Este año creció la cantidad de acusaciones por abusos. Aducen que la difusión de la problemática anima a las víctimas a pedir ayuda.
0023664168

La violencia contra la mujer, en sus diferentes formas, es una problemá- tica social cada vez más presente y que se expresa en el maltrato físico y verbal, la violencia psicológica, la violencia sexual, la patrimonial o económica, la violencia laboral y la violencia obstétrica, por mencionar solo algunos de los actos más comunes de violencia de género. 
 
Este cruel ciclo culmina, en muchos de los casos, con la eliminación de la víctima a manos de su agresor, engrosando las estadísticas de casos de femicidios en nuestro país. En otras ocasiones, los violentos acaban con la vida de sus hijos y de otros familiares, solo con el propósito de amplificar el daño.
 
Así lo reflejan las estadísticas que oportunamente se dan a conocer para esta fecha cuando se renuevan las demandas del colectivo feminista, que también incluye a lesbianas, gays, travestis y trans, sin olvidar a los varones comprometidos con la causa.
 
Mañana bajo la consigna Ni Una Menos por abortos inseguros. La deuda es con nosotras, el colectivo se concentrará en la plaza 1Ëš de Mayo a partir de las 16, para luego marchar por las calles céntricas de Paraná hasta llegar a Tribunales, donde está prevista la realización de intervenciones culturales.
 
La lucha en calle, en buena medida, de las militantes de la vieja guardia sumado al aire fresco que le imprimió una nueva generación de jóvenes, impuso en la agenda política y social el reclamo del Ni Una Menos, ahora imbuido de otras consignas que interpelan con firmeza al Estado y a todo su aparato: el derecho a la práctica del aborto legal, seguro y gratuito, al acceso de garantías sanitarias, a un trabajo en condiciones dignas, son solo algunas de las demandas.
 
"Sabemos que la violencia en el ámbito doméstico por parte de la pareja hacia la mujer es la más extendida y reconocida socialmente hoy como violencia que no se puede admitir. Pero encuentra resistencia a admitir la violación dentro de la pareja, y si una mujer queda embarazada porque su pareja violenta la obliga a mantener relaciones sexuales o le prohíbe tomar anticonceptivos, no se le garantiza la información y práctica de una interrupción legal del embarazo, es causal de violación según el artículo 86 inciso 2 del Código Penal", sostuvo la exlegisladora y militante feminista, Lucy Grimalt.
 
La movilización de mañana sumará el lema Basta de contraer deudas con el Fondo Monetario Internacional, en rechazo a la decisión política del gobierno de Macri. Según Grimalt, esta medida "repercute trágicamente en la vida de todas las mujeres que hoy están en situación de violencias", y planteó que para terminar con ese círculo de infinitas violencias "es necesario que se cumplan las leyes de protección con políticas públicas activas, que la sociedad respete los derechos de las mujeres. Por todo esto sostenemos que la legalización del aborto es contribuir a erradicar las violencias hacia las mujeres.
 
Por eso marchamos orgullosas unas al lado de las otras, orgullosas de construir democráticamente consenso social contra el patriarcado y a favor de los derechos de las mujeres, que son en definitiva los derechos de toda una sociedad que quiere justicia social".
 
Otra de las activistas que aportó su mirada en torno a la problemá tica fue Jorgelina Londero. "Desde el 8 de marzo a esta parte no solo no se ha modificado el altísimo nivel de violencias hacia las mujeres, las tortas, las travas y las trans, sino además el contexto de ajuste y de represión hacia la sociedad en su totalidad es brutal. Seguimos reclamando contra la reforma laboral, la reforma previsional. Hemos estado acompañando a las compañeras que trabajan en el Estado y que tienen contratos basura: no cobran los sueldos desde diciembre. El contexto de violencia ha crecido. Sin embargo nos hemos organizado y hemos conquistado el debate del aborto en el Congreso", denunció.

Más denuncias

Sin dudas que la Unidad Fiscal de Género de Paraná es donde se reciben la mayor cantidad de de que trabajan en el Estado y que tienen contratos basura: no cobran los sueldos desde diciembre. El contexto de violencia ha crecido. Sin embargo nos hemos organizado y hemos conquistado el debate del aborto en el Congreso", denunció. Más denuncias Sin dudas que la Unidad Fiscal de Género de Paraná es donde se reciben la mayor cantidad de nuncias cometidos en contexto de género.

"Sobre todo lo que ingresa, alguna medida se toma, generalmente son restricciones de acercamiento. Todo se trabaja, hasta hay causas que son para los juzgados de Familia, donde nosotros nos aseguramos que la situación esté controlada con restricciones y después se derivan. Han aumentado las denuncias", contó a Uno Elizabeth Bordin, a cargo de la secretaría de Coordinación de la Unidad Fiscal de Paraná. Solamente la Unidad de la capital provincial, en 2017, tuvo un ingreso de 1.544 denuncias por hechos de violencias contra la mujer, a razón de un promedio mensual de 128.

Es necesario aclarar que este universo abarca a causas que empezaron en 2016 y en las que se dictó condena al año siguiente, y otras que todavía no tuvieron resolución. En 2017, siempre tomando como caso testigo al distrito Paraná, se dictaron 104 condenas, en su mayoría por la modalidad del juicio abreviado con pena condicional (67 casos) y a través de la probation, 41. Mientras que las perimetrales ordenadas por casos de violencia de género fueron 827, una cifra que duplica las 433 aplicadas en 2016. "Las medidas reflejan el trabajo de la Unidad de Género", remarcó Bordin.

El fiscal de Género, Leandro Dato, también coincidió en el diagnóstico respecto del aumento de denuncias por violencia de género y abuso. "Se registran entre 120 y 140 denuncias mensuales. Se está denunciando más cantidad de abusos sexuales. Por ahí se denuncia como abuso simple y después surge que ha sido otra clase de abuso. Se han incrementado las denuncias de delitos contra la integridad sexual", detalló en diálogo con este medio. También comprende a otras situaciones que pueden suponer un supuesto delito como las lesiones, las amenazas, la tentativa de homicidio, coacciones y la desobediencia judicial. Desde que se recepcionan las denuncias, el tiempo de resolución de las causas depende de diferentes factores. "Va a tener incidencia la cantidad de evidencia o de prueba que tengamos sobre el hecho que se denuncia.

Depende de si hay testigos", indicó, y al trazar una comparación con el período 2017 sostuvo: "Se incrementó, pero no sé si fue tan alto, pero también tiene que ver cuando hay noticias de hechos graves. Por ahí se pone más sensible el tema. Hay un número corriente de entre 35 y 40 causas semanales". Trabajar en la prevención "Es una problemática con la que convivimos como sociedad y estamos involucrados como ciudadanos porque estamos hablando de afectación de derechos humanos. Lo que se recepciona son las denuncias que se judicializan y que ingresan al sistema, en pro de los derechos de las mujeres afectadas.

Los casos se siguen sumando: vemos que en el Registro Judicial de Causas y Antecedentes de Violencia en Entre Ríos (Rejucav) tenemos más de 23.000 expedientes que están en trámite desde enero de 2016. Hay diferentes factores que impactan en este aumento de casos, la posibilidad que esté la protección, de que se trabaje en prevención. A mayor trabajo de prevención esto repercute en la cantidad de denuncias y de hechos", indicó la directora de la Oficina de la Violencia de Género, Yanina Izet.