Ley de aborto: a 3 días de la sesión, hay una leve ventaja de los diputados que se oponen

Nacionales 09 de junio de 2018
Los indecisos definen. Los que impulsan la despenalización confían en que podrán dar vuelta el resultado.
SJ6KwSwlm_720x0__1

El histórico debate por la interrupción voluntaria del embarazo en la Argentina entró en tiempo de descuento y las tensiones atraviesan las últimas horas, en una pelea voto a voto, con denuncias cruzadas de presiones sobre los legisladores. El debate llegará por primera vez al recinto de Diputados este miércoles. La sesión se iniciará a las 11, y se prevé que se extienda unas veinte horas, hasta las siete de la mañana del jueves.

Será una sesión especial, para tratar la legalización del aborto como único tema. En dar el debate, hay acuerdo entre todas las bancadas. En la definición, las banderas partidarias no corren: el tema es transversal y el color del bloque se disolvió desde que arrancó la discusión para reconvertirse en los símbolos de los pañuelos verdes, que identifica la campaña nacional por el aborto seguro, o los celestes de aquellos que están en contra del proyecto.

Este martes los diputados firmarán en el último plenario de comisiones, por el que desfilaron casi 700 expositores invitados, el proyecto “de consenso” que llegará al recinto un día después. Se da por descontado que será dictamen de mayoría en las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal, y Familia. Los impulsores del proyecto aceptaron cambios al original de la Campaña Nacional (como la objeción de conciencia, las consejerías previas y post aborto, aclaraciones sobre la autonomía para decidir de las adolescentes entre 13 y 16 años, reenviando al Código Civil), para sumar voluntades. No cambian los ejes centrales: interrupción hasta la semana 14 de gestación, en todas las instituciones de salud, publicó Clarín.

Sin embargo, la votación en el recinto se presagia muy ajustada, y hasta ahora en todos los conteos son más los diputados que votarían en contra. Faltaría igual el paso por el Senado. Los indecisos, alrededor de 30, tendrán un rol clave. Ambos sectores están a la caza de esos votos en una final frenética y para muchos, dramática: de un lado se habla de los 400 mil abortos anuales clandestinos, de 50 mil hospitalizaciones por prácticas mal hechas (esta cifra es oficial), de las mujeres muertas y las pobres que más lo padecen. Del otro, la consigna es “salvemos las dos vidas”, poniendo el énfasis en que la vida empieza con la concepción.

El último relevamiento, actualizando el que Clarín hizo en abril, arroja ventaja para el rechazo: 117 en contra, 107 a favor y 31 indecisos, sin contar al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, que sólo votaría en caso de desempate. Entre los indecisos habría abstenciones, y se infiere que al menos una decena serían proclives a votar a favor. El final es incierto.