El sector porcino envió una carta a Etchevehere y le pidió medidas

Nacionales 09 de julio de 2018
La Mesa Nacional de Producción Porcina solicitó una reunión con el ministro de Agroindustria para aclarar la situación crítica que viven los productores. "Somos argentinos que queremos trabajar", manifestaron, y recordaron que son "eficientes".
0002447284

Ante la polémica generada por declaraciones de funcionarios nacionales, la Mesa Nacional de Producción Porcina -de la cual forma parte de la Cámara de Productores Porcinos de Entre Ríos (Capper)-, elaboró un documento a través del cual destaca la importancia que asume el sector para la economía del país. El texto fue enviado al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, donde también se le solicitó una reunión con el objetivo de aclarar la situación y plantearle la real problemática que enfrentan los productores.
 
“Creemos que si consideran a nuestro sector como ‘ineficiente’, nos encasillan en un lugar que no merecemos ni tenemos. Somos una parte importante del agregado de valor en origen del maíz y la soja, con trabajo y arraigo en el campo”, manifestaron. Desde esta misma perspectiva, la Mesa que nuclea a las entidades de la cadena porcina concluyeron: “Somos argentinos que queremos trabajar, dar valor agregado en origen siendo eficientes y ofrecer carne porcina de calidad para los argentinos y para la góndola del mundo”.

Medidas
En el texto enviado a Etchevehere, el sector en su conjunto planteó cuáles son las políticas de Estado que se requieren para salir del estado de quebranto que viven los productores, fundamentalmente los pequeños y medianos actores.

Al respecto, primeramente se aclaró: “En ningún momento solicitamos ‘subsidios’ ni ‘protección’ como sector, sólo pedimos reglas claras y justa defensa de la producción nacional”. En esta línea, señalan una serie de puntos:

a. Erradicar la competencia desleal con carnes porcinas que ingresan a nuestro mercado con promotores de crecimiento que nos está vedado utilizar.

b. Que la carne que ingresa congelada (única opción en las carne porcinas) debe venderse como tal y no como fresca.

c. Que la carga tributaria baje y no suba como lo fue la implementación de la alícuota del IVA con saldos técnicos irrecuperables en el día a día y saldos de IVA inversiones que aumentan en un 20% los costos, allí detectamos ineficiencias sistémicas que significan una desventaja en la competencia con otros países productores.

d. Que haya servicios de calidad y sin alzas constantes.

e. Con tasas de financiamiento accesibles.

f. Que haya un Plan concreto que incluya a los productores pequeños y medianos del sistema.

Números
A la hora de remarcar la importancia que asume el sector en la Argentina, recordaron que “ha crecido desde 2002 hasta el año pasado un 411%, generando desde 2007 un récord de faena año tras año y ofreciendo carne porcina de calidad para el consumidor argentino y desde el año pasado, al mundo”.

Asimismo, destacaron que las inversiones totales en los últimos años superan los 1.250 millones de dólares y que el sector emplea de forma directa más de 38.000 puestos de trabajo, lo que implicó sueldos el año pasado por 6.480 millones de pesos más cargas sociales y otro tanto de puestos de trabajo de forma indirecta.

Otro hecho no menor para el sector es que “está distribuido en todo el territorio nacional, favoreciendo el arraigo de los productores y empleados en su lugar de trabajo”. Además, en su conjunto, la producción nacional fue de 663.000 toneladas y la facturación total fue de 69.000 millones de pesos.

“Somos el 14% de la carne que consumen los argentinos con un crecimiento constante y lo queremos seguir haciendo con un escenario de ofrecer el 30% del total del consumo de proteína cárnica”, indicaron, e incluso pusieron en valor que “en el tema de exportaciones hicimos un punto de inflexión el año pasado y continuaremos en dicha senda ofreciendo carne de calidad para el mundo”.