Por la crisis, Maduro restringe la venta de combustible

Internacional 29 de julio de 2018
Las regulaciones a la venta de naftas se dan porque los actuales precios no cubren los costos de producción.
0001348690

Aunque no mencionó un alza del precio de los combustibles, Maduro dijo que el suministro se regulará a través del carnet de la patria, una tarjeta electrónica que da acceso a los subsidios del Estado. 

"La gasolina, decir que se regala es poco, pagamos por echarla (...), tenemos que ir a un uso racional, justo, siempre justo, y esto va a impactar cambios en todo el transporte automotor. El carnet de la patria tiene la respuesta", señaló el mandatario durante un congreso del partido de gobierno.

Para ello, Maduro dijo que entre el 3 y el 5 de agosto se realizará un censo -a través del carnet de la patria- a todas las personas "que tengan un carro, una moto, transporte público de pasajeros, de carga, todo el que tenga un vehículo". 

Venezuela tiene la gasolina más barata del mundo: con un dólar se pueden pagar más de tres millones de litros y el gobierno socialista denuncia que mafias la contrabandean hacia otros países. 

"¿Cuanta gasolina se nos va al Caribe, a Colombia? (...). El carnet de la patria tiene la respuesta", acotó el mandatario. 

Durante el congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el ministro de Educación, Elías Jaua, confirmó que se debatirán dos propuestas sobre el costo de la gasolina: "Un aumento progresivo del precio de los combustibles y (...) una política de internacionalización de precios".

Maduro anunció el miércoles que el 20 de agosto iniciará la eliminación de cinco ceros a la moneda -dos más de lo previsto- en medio de una inflación que según el FMI podría llegar a 1.000.000% este año, replicó Cadena3. 

Con la moneda de menor valor en el nuevo cono monetario, de 0,5 bolívares (50.000 bolívares de hoy), se podrían adquirir 50.000 litros de nafta.

Analistas consideran que esa distorsión hace muy probable que el gobierno se vea obligado a ajustar los precios de los combustibles y de otros bienes y servicios subsidiados.

El aumento del precio de la gasolina es un tema tabú en el país petrolero. El 17 de febrero de 2016, Maduro lo subió por primera vez en dos décadas, colocando la nafta de 91 octanos a 1 bolívar por litro y la de 95 octanos a 6 bolívares por litro. Un dólar en el mercado negro cuesta 3,5 millones de bolívares.