Cuando el amor por la música es más fuerte: Con sólo 7 años continúa con sus clases de bandoneón, pero “vía WhatsApp”

Se trata de Máximo Brambilla, un niño crespense que con su corta edad está aprendiendo a ejecutar bandoneón. Como el aislamiento obligatorio su profesor, Gustavo Reynoso, interrumpió las clases presenciales, pero continúa enseñándole por WhatsApp.

Maximo Brambilla interpreta el chamame: Acordeón Mombïrí de Mario Bofill

Máximo viene de familia de músicos. Sus abuelos, sus tíos y su padre son músicos. Y él, no podía no serlo.

Tiene 7 años y hasta sí parece que el bandoneón le queda grande, pero seguramente, y al paso que va, dentro de unos años podrá demostrar que ese instrumento “le quedará chico”.

“La verdad que se complica mucho continuar con las clases vía online”, explicó a FM Estación Plus Crespo el músico y profesor Gustavo Reynoso. “Este año prácticamente no pude dar enseñanza presencial, salvo los casos en los que les mando los trabajos y clases por video llamada o WhatsApp. Las clases virtuales sirven, pero no rinden tanto como las clases presenciales, más que nada por el hecho visual y de poder mostrar y explicar”.

“En el caso de Máximo, él se sumó al aprendizaje durante la segunda mitad del año pasado. El viene de familia de músicos y lo importante, además del estímulo que le da su entorno, es que el ha aceptado con mucho interés el instrumento. Muchas veces no es solo el estímulo, sino también si le gusta o no al que aprende. En mi caso no tuve familiares músicos, y en el caso de Máximo si, y el con mucho entusiasmo practica todos los días. Es muy bueno que él decida pasar mucho tiempo con el bandoneón y eso es para tener en cuenta. El chico va muy bien encaminado y creo que le espera un gran futuro con ese instrumento”, dijo su profesor.

Reynoso Gustavo FB
Profesor y Musico Gustavo Reynoso

Reynoso explicó que “Es un instrumento difícil y lleva un poco más de rigurosidad a la hora del estudio para lograr hacer música. No es muy accesible tener un bandoneón y por ahí eso lo hace difícil”.

“Es muy bueno que el sienta interés y que además la familia lo pueda acompañar en ese proceso y valorar lo que aprende. Creo que a esta edad es cuando el chico comienza a definir que instrumento le gusta, y el además de bandoneón estaba prendiendo batería, pero creo que se ha encariñado más con el fuelle”, finalizó.

wasap final

Más de Estación Plus Crespo

Noticias en tu E-Mail

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

Te puede interesar

Otras noticias en Estación Plus Crespo: