Llegan a 21.000 los muertos en Turquía: rescataron a varias personas entre los escombros y hay esperanzas de hallar más sobrevivientes

Internacional 10 de febrero de 2023
El terremoto que azotó a ese país y Siria ya provocó más de 21.000 muertes. En las últimas horas lograron salvar a un niño de 10 años y su madre, entre otros.
509ff6cba972608bb285f3537ced7757_M

El rescate de varios sobrevivientes entre los escombros en Turquía levantó el ánimo este viernes de los cansados equipos de búsqueda, cuatro días después de que un gran terremoto sacudiera el país y la vecina Siria, provocando la muerte de más de 21.000 personas.

El frío, el hambre y la desesperación azotan a cientos de miles de personas, que se quedaron sin hogar en pleno invierno a causa del terremoto más mortífero de la región en décadas.

Varias personas fueron sacadas de entre los escombros de los edificios durante la noche, entre ellas un niño de 10 años salvado con su madre después de 90 horas en el distrito de Samandag de la provincia de Hatay, en el sur de Turquía.

También en Hatay, una niña de siete años llamada Asya Donmez fue rescatada después de 95 horas y trasladada al hospital, informó la agencia de noticias estatal Anadolu. En Diyarbakir, al este, Sebahat Varli, de 32 años, y su hijo Serhat fueron rescatados y trasladados al hospital el viernes por la mañana, 100 horas después del primer sismo.

Pero se desvanecían las esperanzas de encontrar a muchos más con vida entre las ruinas de miles de edificios derrumbados en pueblos y ciudades de toda la región.

El número de víctimas fatales del sismo de magnitud 7,8 y de varias potentes réplicas en ambos países superó los más de 17.000 muertos de 1999, cuando un terremoto de potencia similar sacudió el noroeste de Turquía.

El sismo se sitúa ahora como el séptimo desastre natural más mortífero de este siglo, por delante del temblor y posterior tsunami de Japón en 2011 y acercándose a los 31.000 muertos que causó un terremoto en el vecino Irán en 2003.

La catástrofe puso en duda que las elecciones turcas del 14 de mayo se celebren a tiempo. Un responsable turco declaró el jueves que el desastre plantea "dificultades muy serias" para la votación, en la que se espera que el presidente Tayyip Erdogan se enfrente a su reto más difícil en dos décadas en el poder.

En vista de la indignación por los retrasos en la entrega de ayuda y en la puesta en marcha de las labores de rescate, es probable que la catástrofe influya en la votación, en caso de que se celebre.

La ayuda de la ONU comenzó a llegar el jueves desde Turquía al noroeste de Siria, controlado por los rebeldes, después de que el seísmo interrumpiera una línea de ayuda vital para unos 4 millones de personas.

No obstante, las labores de socorro en Siria se vieron complicadas por los 11 años de guerra civil que dividió el país. Estados Unidos instó al Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Assad, a permitir inmediatamente el paso de la ayuda por todos los pasos fronterizos.

En la provincia siria de Idlib, controlada por los rebeldes, Munira Mohammad, madre de cuatro hijos que huyó de Alepo tras el terremoto, declaró: "Aquí todo son niños, necesitamos calefacción y suministros. Anoche no pudimos dormir porque hacía mucho frío. La situación es muy mala".

Muchas personas montaron refugios en aparcamientos de supermercados, mezquitas, bordes de carreteras o entre las ruinas. Muchos sobrevivientes están desesperados por conseguir comida, agua y calefacción, mientras que en las zonas más afectadas escasean los aseos en funcionamiento.

Alrededor del 40% de los edificios de la ciudad turca de Kahramanmaras, epicentro del principal seísmo del lunes, resultaron dañados, según un informe de la Universidad turca de Bogazici.

Incendios en la carretera

El número de muertos en Turquía ascendía a 18.342 en la mañana del viernes y el de heridos a 74.242, según la autoridad encargada de la gestión de catástrofes.

En Siria, más de 3.300 personas fallecieron, aunque los equipos de rescate declararon que muchas más personas permanecen bajo los escombros.

Unos 24,4 millones de personas de Siria y Turquía se vieron afectadas, según las autoridades turcas y las Naciones Unidas, en una zona que abarca aproximadamente 450 kilómetros desde Adana, en el oeste, hasta Diyarbakir, en el este. En Siria, hubo muertos hasta el sur de Hama, a 250 kilómetros del epicentro.

En la ciudad portuaria turca de Iskenderun, la gente se acurrucaba alrededor de hogueras en los bordes de las carreteras y en garajes y almacenes destrozados. Según las autoridades, en Turquía se derrumbaron unos 6.500 edificios y muchos más sufrieron daños.

Con temperaturas bajo cero en toda la región, los equipos de rescate pedían silencio a todos los vehículos y generadores mientras escuchaban si había algún sonido de vida entre los escombros de hormigón.

Muchos en Turquía se quejaron de la falta de equipos, experiencia y apoyo para rescatar a los atrapados, a veces incluso cuando podían oír gritos de auxilio.

Grecia envió miles de tiendas de campaña, camas y mantas, y los servicios de inteligencia por satélite israelíes estaban ayudando a cartografiar las zonas siniestradas en Turquía con tecnología utilizada principalmente en operaciones especiales, según informó el ejército israelí.

La ONU pide más ayuda para Siria

El Banco Mundial está proporcionando a Turquía 1.780 millones de dólares para ayuda y recuperación, de los cuales 780 millones estarán disponibles inmediatamente. La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional proporcionará 85 millones de dólares en ayuda humanitaria urgente a Turquía y Siria.

El Gobierno sirio, que está sometido a sanciones occidentales, ha hecho un llamamiento a la ayuda de la ONU al tiempo que afirmó que toda la asistencia debe realizarse en coordinación con Damasco y entregarse desde dentro de Siria, no a través de la frontera turca.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, afirmó que Estados Unidos seguirá exigiendo el acceso sin trabas de la ayuda humanitaria a Siria e instó al Gobierno de Assad a permitir de inmediato el paso de la ayuda por todos los pasos fronterizos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió el jueves más acceso humanitario a Siria y dijo que estaría "muy contento" si Naciones Unidas pudiera utilizar más de un paso fronterizo para entregar la ayuda.

Damasco considera que la entrega de ayuda a las zonas controladas por los rebeldes desde Turquía es una violación de su soberanía.

Assad, rechazado por los países occidentales que citan la brutalidad de su Gobierno durante la guerra, presidió reuniones de emergencia sobre el terremoto, pero no se dirigió al país en un discurso o rueda de prensa.

NA con información de Reuters

Más de Estación Plus Crespo

Estación Plus Noticias en tu E-Mail

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

mensaje

Te puede interesar

Próximos días en Crespo

Otras noticias en Estación Plus Crespo: