Secuestros virtuales y estafas: irá a la cárcel y pagará 220 dólares a víctimas

Judiciales 12 de abril de 2021
En un juicio abreviado, el imputado reconoció ser el autor de tres casos de estafa y de 12 secuestros virtuales en Paraná. Actuaba junto a cómplices que no fueron identificados. Aceptó cumplir la pena de un año y seis meses de prisión.
tribunales_0

La jueza de Garantías Nº 6, Elisa Zilli, resolvió el miércoles 7 prorrogar la prisión preventiva bajo modalidad de arresto domiciliario con tobillera electrónica de GAM, un hombre de 34 años, que cumplirá en una casa en calle Lamadrid de Rosario, Santa Fe, hasta el 13 de abril de 2021, a las 12, cuando se dará a conocer la sentencia respecto del acuerdo de juicio abreviado que presentaron Fiscalía y defensa, con el consentimiento del imputado. GAM fue imputado de los delitos de Estafa en grado de tentativa y Estafa. Se tratan de 15 hechos cometidos mediante llamados telefónicos a ciudadanos de Paraná. Mediante engaños pretendía atemorizar a las víctimas con el secuestro de un familiar.

Pena

El hombre, de ocupación comisionista de autos, nació en Campana, provincia de Buenos Aires, pero tiene domicilio en calle Lamadrid, Rosario. No sabe leer y escribir pero sí firmar. Tiene antecedentes condenatorios. Fue condenado hace cuatro años a una pena de tres años de ejecución condicional por la Justicia de la Provincia de Santa Fe, jurisdicción de Rosario. El miércoles 7 reconoció ser el autor de los hechos que se le imputaron y aceptó cumplir la pena de un año y seis meses de cumplimiento efectivo. Las partes acordaron que, en concepto de indemnización en favor de cada una de las víctimas, el imputado les abone la suma de 220 dólares por el daño patrimonial causado.

La pena acordada comprende la que le impuso el 3 de junio de 2016 el juez del Colegio de Jueces de Primera Instancia en lo penal de Rosario, Juan Carlos Curto. Atento al estado de salud del imputado, que presenta una serie de patologías, Zilli hizo lugar al pedido de las partes para que “hasta tanto la jueza de Ejecución resuelva el modo de ejecución de la condena, se mantenga la modalidad domiciliaria con tobillera electrónica”, publica El Diario.

Raid de estafas
A GAM se le imputó que “de común acuerdo con otras personas no identificadas a la fecha”, entre el 10 y el 17 de marzo de 2018, generalmente en horas inusuales, realizó llamados telefónicos engañosos, intimidantes y amenazantes, logrando que en cuatro casos las personas accedieran a los requerimientos del imputado y sus cómplices, mientras que, en los restantes, las víctimas pudieron advertir el engaño. En el quinto hecho, la víctima accedió a entregar lo solicitado, pero mantuvo a los estafadores en línea mientras daba aviso al 911. Al momento de la entrega del dinero se produjo una persecución, pero los desconocidos lograron evadir el accionar de la Policía.

Estafa

El primer llamado lo realizó el 10 de marzo de 2018, aproximadamente a las 7, cuando mediante un ardid simuló ser el sobrino de una mujer de 86 años, que “necesitaba de manera urgente la mayor cantidad de dinero que tuviese, dado que se encontraba en una situación de urgencia”. A los pocos minutos, dos estafadores no identificados a la fecha, se presentaron en la casa de la víctima, quien les entregó 30.000 pesos.

Huida

Finalmente, el 17 de marzo a las 3.30 llamó a la casa de una mujer y se hizo “pasar por un hijo que estaba siendo asaltado”. Según la acusación “le exigieron la entrega de dinero, para luego pasar por el domicilio de la víctima a fin de retirar una bolsa con dinero”. La mujer advirtió el engaño, “mantuvo a los llamantes en línea mientras dio aviso al 911, quienes concurrieron al domicilio”. A los pocos minutos arribó un Renault con los desconocidos en su interior y retiraron la bolsa que había dejado la víctima en la vía pública. La Policía persiguió el auto pero los estafadores lograron huir. Abandonaron el rodado y se subieron a otro.

Seguidilla de secuestros virtuales

La seguidilla de secuestros virtuales comenzó el 8 de marzo, aproximadamente a las 3.45, cuando se comunicó con una mujer a la que le dijo que habían secuestrado al hijo. Tras aterrarla con que “le habían roto una botella de cerveza en la cabeza y se encontraba ensangrentado” le exigieron que entregara una suma de dólares para no matarlo. La víctima advirtió que se trataba de un engaño y avisó al 911.

Continuó el 10 de marzo con cuatro llamados. El primero, aproximadamente a las 0.40, cuando llamó a una mujer a la que intimidó simulando que tenía secuestrada a su hija. Le exigió la entrega de “20.000 o 10.000 dólares americanos para evitar ocasionar seguir ocasionándole daño”. La víctima advirtió que se trataba de un engaño y dio inmediato aviso al 911. El segundo, aproximadamente a las 3, llamó a un hombre simulando que tenían secuestrada a su hija y le exigió la entrega de 50.00 dólares. El hombre advirtió el engaño y llamó al 911.

El 10 de marzo realizó dos llamados pero en ambos casos las víctimas se dieron cuenta de que se trataba de un engaño.

El 11 de marzo realizó tres llamadas. La primera, a las 0.30. Simuló un secuestro y para evitar causarle daño al hijo de la víctima, le exigieron la entrega de dinero. Atemorizado, el padre entregó 50.000 dólares, 900 euros y 10.000 pesos, en dos bolsas de nylon negra, que arrojó a la vía pública, en dos oportunidades, las que fueron recogidas por el imputado y sus cómplices. El mismo día, pero a las 4, junto a sus cómplices, llamó por teléfono a la esposa de un hombre y mediante un ardid simuló tener secuestradas a la hija y a una amiga de aquella, exigiendo la entrega de una suma en dólares americanos para evitar ocasionar daño a las mismas. La víctima, ante el temor generado, arrojó por el balcón de su domicilio una bolsa de algodón con30.000 pesos, la que fue recogida por personas no identificadas a la fecha.

La tercera llamada del 11 de marzo la hizo a las 8.05, cuando se comunicó telefónicamente con una mujer a la que atemorizó con que tenía secuestrado a su hijo. La estafa quedó en un intento porque la mujer advirtió que era un engaño. El 12 de marzo a las 1.30, llamó a una mujer simulando tener secuestrada a la hija. Para liberarla y no seguir dañándola le exigió la entrega de una suma 200.000 pesos. La entrega no se concretó porque la víctima advirtió que se trataba de un engaño

El 16 de marzo realizó tres llamados. El primero a las 2.30. Simuló que tenía secuestrado al hijo de una mujer y le exigió la entrega de 50.000 dólares. La víctima advirtió que se trataba de un engaño y cortó la llamada telefónica. El segundo fue a las 3.10. Llamó a una mujer simulando que tenía secuestrado a al hijo. Tras intimidarla, le exigió la entrega de 200.00 dólares y luego la suma de 500.000 dólares. Como en casos anteriores, la mujer se dio cuenta de que se trataba de un engaño, avisó a la Policía y la entrega no se concretó. Lo mismo sucedió con un tercer intento, cuando simuló que tenía secuestrada a una mujer y le exigió a la familia la entrega de 20.000 dólares.

El último llamado del 16 de marzo tuvo como víctima a una alta autoridad del Poder Judicial de Entre Ríos. Aquel día, alrededor de las 5.50, de común acuerdo con otras personas por el momento no identificadas, GAM llamó y mediante un ardid que no prosperó, simuló que tenía secuestrado a su hijo. Le exigió la entrega de una suma de dinero, para evitar matar al joven, a quien tenían supuestamente secuestrado con la cabeza sangrando.

wasap final

Más de Estación Plus Crespo

Noticias en tu E-Mail

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

Te puede interesar

Otras noticias en Estación Plus Crespo: