Pesar en el ambiente artístico: murió la actríz María Concepción César

Espectaculos 27 de julio de 2018
Carismática y talentosa, se destacó en cine, televisión y teatro. Falleció este jueves, a los 91 años.
maria_concepcion_cesar

María Concepción César llegó en plenitud al final de su larga y fecunda vida, que se apagó este 26 de julio. Le faltaban apenas tres meses para cumplir 92 años. En 2014 confesó que se sentía "espléndida" y atribuyó ese estado de ánimo al camino elegido para llevar adelante un recorrido artístico que jamás supo de pausas o de obstáculos visibles. "Mi vida intelectual y emocional es muy intensa. Cuido mucho mi carrera y mi espíritu. Para vivir pasivamente como un vegetal es mejor irse antes", dijo por entonces.

Tenía mucho por hacer, por dar y por compartir. Lo hacía a través de entrevistas televisivas, homenajes y reconocimientos que nos ayudaron a construir el retrato de una de las mujeres más esplendorosas que tuvo el espectáculo argentino en toda su historia. Supo lucir en su apogeo una figura de admirable y voluptuosa belleza natural que se hizo imposible de alcanzar hasta para algunas de las más famosas vedettes que fueron contemporáneas suyas. Pero a pesar de ese perfil escultural, destacado sobre todo en la perfección de sus piernas, no fue el teatro de revistas el lugar en el que más se destacó. María Concepción César fue una estrella completa, pero el teatro era su lugar preferido en el mundo. "Del teatro no me fui nunca, nunca me bajé", le dijo a La Nación en 2008, mientras estaba a punto de estrenar en el Payró Interviú, retrato de una gran diva del espectáculo que decide retirarse de un día para el otro de la actividad.

Parecía un papel escrito a primera vista para ella, pero solo en la ficción artística. En la vida real, según le reconoció a Alejandro Cruz en esa entrevista, su existencia estaba en las antípodas de esa suerte de símil de Greta Garbo. Se sentía bendecida por una vida plena e intensa de actividad constante en la radio, el teatro, el cine y la televisión. "Nunca quise quedarme en mis veinte años. La vida pasa. Soy una mujer que ama lo que hace, amo al teatro, amo todo lo que sea la expresión. Hce cosas muy hermosas en televisión, hice musicales, muchas comedias, cine. Ahora vivo mis momentos muy tranquilamente", contó. Aunque se detenía para aclarar que esa tranquilidad era relativa. "Ninguna actriz puede vivir tranquilamente si no trabaja", admitió.

hqdefault

Había nacido en el barrio porteño de Floresta el 25 de octubre de 1926 como Concepción María Cesarano. Estudió en el Conservatorio Nacional de Arte Escénico de esta ciudad, con la guía de Antonio Cunill Cabanellas, y debutó veinteañera en el cine con un breve papel en Pampa bárbara (1945), de Lucas Demare. Después llegaron, entre las décadas del 50 y del 70, El crimen de Oribe, Rosaura a las diez, La madrastra, La barra de la esquina, María Magdalena, Hotel alojamiento y Los chantas, en la que se animó a un desnudo completo con casi 50 años.

Le sobraba talento como actriz, cantante y bailarina, y supo ganarle siempre al tiempo entregando todas esas facetas, juntas o por separado, en personajes que atravesaron varias generaciones de su trayectoria. Pasó por obras clásicas de autores argentinos y extranjeros (De Seis personajes en busca de autor, de Pirandello, a Un guapo del 900, de Eichelbaum y de El enfermo imaginario, de Moliére, a El conventillo de la paloma, de Vaccarezza) y triunfó en comedias musicales tradicionales ( Can Can, Todos en París) y modernas como el Houdini que dirigió Ricky Pashkus en 2005.

Además de protagonizar varios radioteatros en El Mundo y Splendid, fue parte de decenas de puestas teatrales como Seis personajes en busca de un autor, Interviú, Un guapo del 900 y El conventillo de la Paloma. También se destacó en musicales como Can Can, Buenas noches Buenos Aires, Hoy Ensayo Hoy, Doña Flor y sus dos maridos, Houdini y Primeras damas.

En televisión, en tanto, se la recuerda por sus trabajos en Amo y señor,Regalo del cielo, Alta Comedia, Los buscas, Verdad consecuencia,Amándote y Los machos, entre otros. También realizó presentaciones en programas musicales como Sábados de la Bondad, Esquina de tango,Grandes valores del tango, Show Standard Electric y Tropicana Club.

Carismática y talentosa, amaba su oficio y se mostraba muy conforme con la carrera que había sabido construir. "Soy una mujer que ama lo que hace, amo al teatro, amo todo lo que sea la expresión. Hice cosas muy hermosas en televisión, hice musicales, muchas comedias, cine. Ahora vivo mis momentos muy tranquilamente. Aunque, no. No sé si tan tranquilamente, porque ninguna actriz puede vivir tranquilamente si no trabaja", le decía María Concepción César a La Nación, en 2008.

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo