Retomarán la búsqueda de los Gill con una nueva excavación

Policiales 24 de octubre de 2022
“No sé si va a ser la última. Lo que sí sé es que va a ser una excavación para agotar el último dato que nos dio un testigo”, dijo el juez de la causa sobre las tareas previstas en el campo La Candelaria, en el departamento Nogoyá.
gill-2

La búsqueda de los Gill, la familia cuyo rastro se perdió en el verano de 2002 en Entre Ríos, se retomará en los próximos días con una nueva excavación que se hará en el campo La Candelaria, ubicado en Crucesitas Séptima, departamento Nogoyá. De esa pesquisa participará, como la última vez, el lunes 17, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

El dato de un vecino fue el puntapié inicial para el nuevo rastrillaje. Esa pista, de momento, no se ha agotado, según dijo el juez de la causa, el titular del Juzgado de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta. “El Equipo de Antropología Forense va a seguir participando mientras haya excavaciones para realizar. No sé si va a ser la última. Lo que sí sé es que va a ser una excavación para agotar el último dato que nos dio un testigo. Si la semana que viene, el mes que viene nos aparece otro testigo con otro dato y esa información conduce a otra excavación, el Equipo de Antropología seguirá participando”, aseveró el magistrado.

La familia Gill vivía en la estancia La Candelaria, en Crucesitas Séptima, departamento Nogoyá. El 13 de enero de 2002 se lo vio por última vez a Rubén ‘Mencho’ Gill, quien tenía 56 años, el jefe de la familia; a su mujer Norma Margarita Gallego (26) y a sus hijos María Ofelia (12), Osvaldo José (9), Sofía Margarita (6) y Carlos Daniel (3). Lo último que se supo fue que habían emprendido un viaje corto -de unos 30 kilómetros- hasta la ciudad de Viale, donde estuvieron en un velorio. 

Desde entonces, el expediente judicial ha estado rodeado por preguntas. En una primera instancia, la lupa judicial se posó sobre Alfonso Francisco Goette, propietario del campo donde vivía la familia Gill. Sin embargo, cualquier información que pudo haber tenido se perdió la noche del jueves 16 de junio de 2016, cuando el hombre murió en un siniestro vial.

A 20 años de la desaparición de la familia Gill, la búsqueda ha requerido de los servicios del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), organización fundada en 1984 y de reconocimiento nacional e internacional.

Sus investigaciones han sido clave en la búsqueda y recuperación de los cuerpos de desaparecidos durante la última dictadura cívico militar del país y también en la identificación de soldados desconocidos enterrados como NN en el cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas, que yacían allí bajo una lápida que decía «Soldado argentino sólo conocido por Dios»; entre otros trabajos internacionales, entre los años 1995 y 1997, el EAAF viajó a Bolivia para la búsqueda, el hallazgo y la identificación de los restos de Ernesto ‘Che’ Guevara.

El antropólogo Juan Nóbile, del EAAF, llegó a Crucesitas por primera vez en marzo de 2019, para llevar adelante el rastrillaje a partir del dato que aportó un vecino de la zona. Con la pesquisa que concretaron el lunes 17 de este mes en La Candelaria, ya se contabilizan siete visitas.

El Ministerio de Seguridad de la Nación ofreció una recompensa de $1,5 millón de pesos por datos que puedan dar con el paradero de cada uno de los integrantes de la familia desaparecida, que son seis, lo que totaliza $9 millones por todo el grupo familiar, publica Entre Ríos Ahora.

Más de Estación Plus Crespo

Estación Plus Noticias en tu E-Mail

Ingresá tu E-Mail y recibí diariamente las noticias de Estación Plus Crespo

mensaje

Te puede interesar

Próximos días en Crespo

Otras noticias en Estación Plus Crespo: